Blog
Leave a comment

Trabajo

1 de mayo. ¿Quién quiere trabajar? Pero no en una empresa o por cuenta propia, sino para florecer a lo que somos, a lo que está en nuestra semilla y no estamos alimentando. A la luz de como están las cosas en nuestro país y en el mundo aún queda mucho trabajo, trabajo interior para que brille fuera, y es un trabajo silencioso, esforzado pero que trae una recompensa mayor que todo el oro del mundo.

La oscuridad es ignorante y trabaja mirándose siempre el ombligo, la luz trabaja de dentro hacia fuera para que se conozca la verdad y se contagien de amor los corazones dormidos y siempre gana, aunque sus victorias no siempre aparezcan en las noticias. La solidaridad, el amor, el corazón que late compasivo suena siempre más alto que las absurdas sentencias, los mensajes de la inmovilidad y el miedo. A esta primavera no hay quien la pare, ¿acaso la tierra deja de dar flores porque algunos se empeñen en herir y herirse? Jamás. Nos queda trabajo. Pero es hermoso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *