Escritos
Leave a comment

Depeapa. Hacer lo que amas, amar lo que haces

 

Verónica de Arriba es la mujer tras las hermosas ilustraciones y creaciones que conocemos como Depeapa. Vero  viene de Barakaldo (Bizkaia), pero después de estudiar Bellas Artes se afincó en Granada, buscando en principio el sol “como los jubilados alemanes ” y después porque la ciudad le enganchó y porque ha podido quedarse a vivir en ella gracias a su trabajo que viaja por todo el mundo.

DE PÉ

Pero comencemos por el principio:

Depeapa comienza en 2007, cuando la crisis se estaba empezando a intuir. En ese momento trabajaba de diseñadora gráfica en un periódico, diseñando anuncios para inmobiliarias, lo cual no era una labor especialmente creativa. El trabajo fue a menos hasta quedarse  sin él. “Fue un año de crisis en todos los sentidos, mi padre falleció de repente y supongo que esto me hizo ver las cosas de otro modo.”

Vero nos cuenta que desde que terminó la carrera  no había vuelto a dibujar y lo retomó entonces de nuevo porque le hacía sentirse bien. Ese verano abrió una cuenta en flickr bajo el nombre casual de Depeapa y comenzó a subir todos los dibujos y fotos de las muñecas que cosía. Tuvieron una gran acogida y comenzaron a llegarle e-mails para hacerle pedidos  de particulares y poco después también de tiendas.

“Todo esto me sorprendió y animó bastante porque en un principio no tenía ninguna intención comercial y tampoco era consciente de la visibilidad que era capaz de darte internet.”

Y así, sin imaginarlo, Vero se convirtió en una “crafter” o al menos así la definieron, una nueva artesana moderna, de la noche a la mañana. En enero de 2008 abrió su blog  y poco a poco sus dibujos se fueron convirtiendo en broches, collares, libretas, bolsas, mochilas, espejos, bandejas, cojines… hasta hoy. Y la lista no acaba.

“Aunque hay colecciones que sigo haciendo a mano, sobre todo complementos. Hay otros productos que diseño y encargo a otras personas e intento que los fabricantes y proveedores sean españoles siempre que sea posible, poniendo un poco de mi parte para mantener viva la artesanía.”

Su trabajo, auténtico como ella misma, inspirado en su mundo interior y en su forma de ver el mundo que le rodea, ha conquistado más allá de nuestras fronteras.  “Vendo a particulares y tiendas de España, Francia, Alemania, Bélgica, Países Bajos, Italia, EEUU, Australia, Japón, Corea del Sur, Suecia, Finlandia, Islandia… ¡Ya me gustaría a mí viajar tanto! pero es una sensación genial, aunque no viaje yo,  el saber que mis creaciones andan por sitios tan dispares.

Para ella el triunfo ha sido trabajar haciendo lo que ama, entusiasmar con ello al mundo y  llegar a vivir de lo que más le gusta. Que no es poco. Pero tiene todo un trabajo y un proceso detrás. Le preguntamos por los ingredientes para lograrlo.

“Además de la creatividad, también hay que tener nociones de marketing, fotografía, diseño gráfico y ser “community manager” es decir; gestionar la comunicación de una marca a través de las redes sociales, blogs…No es algo de lo que supiera desde el principio, pero poco a poco vas aprendiendo. Es un trabajo muy agradecido porque haces lo que te gusta, recibes comentarios positivos, pero hay muchas horas de trabajo detrás que suponen una dedicación constante.”

Mostrar, sacar a la luz, entregarle al mundo algo más de belleza, es algo muy importante en estos tiempos. Vero opina que es ahora más que nunca que debemos entregarnos a la creatividad y a la belleza como medio para soportar la locura cotidiana de las malas noticias  e incluso como medio para buscar soluciones. “La sensación de crear algo tu misma o el placer de contemplar algo bello, es indescriptible.”

La fotografía en Depeapa, su imagen, está muy cuidada y nos transmite la ilusión y la pasión con la que se ha creado todo.

Me encanta el momento de la fotografía,  cuando ves todo terminado y está listo para poder enseñarlo. En eso tengo mucha suerte, mi pareja, Argider, es fotógrafo y sabe sacar la mejor cara de Depeapa, hacemos un buen equipo. Entre los dos imaginamos el estilo que queremos darle a la colección y luego él se encarga de todo, yo le ayudo en lo que puedo, como agarrar el reflector o colocar al milímetro las cosas que vamos fotografiando.”

A PÁ

Actualmente  trabaja en una colección de bolsos y también encuentra cada vez más inspiración en el diseño de objetos para el hogar. Nos cuenta que sueña con muchas cosas  pero le falta el tiempo para realizarlas todas. “Intento organizarme bien y aunque el estudio está en casa los fines de semana no lo piso. Las vacaciones las tomamos en momentos más tranquilos, pero como buena autónoma sin cobrar”. Se confiesa enamorada de su trabajo, aunque como a cualquier amor, también hay días en que lo mandaría a paseo, aunque afirma que su trabajo le da más alegrías que otra cosa. “Aún así  no soy adicta al trabajo, hay muchas otras cosas que me encanta hacer”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *